• Celos por el nacimiento de un hermano

    Posted on noviembre 16, 2015 by in Infancia, Psicología

    Hace seis meses que nació nuestro segundo hijo. El mayor, de cuatro años, se enfada continuamente e incluso ha vuelto a hacerse pipí en la cama. ¿Es normal que demuestre así los celos por su hermanito?

    En los primeros años de vida y, sobre todo, ante la llegada de un hermanito, el niño puede manifestar los celos de muy diversas maneras. Algunos dejan de comer o se vuelven irritables o agresivos, y algunos se despiertan de noche o se orinan en la cama. Lo importante es que el adulto responsable del niño comprenda qué le puede estar pasando y acierte a pronunciar las palabras adecuadas para calmar su malestar y celos.

    Posiblemente ni él mismo sepa lo que le ocurre. Por ello, si le explicamos que siente celos, que su padre y su madre nunca dejarán de quererle aunque tengan más hijos, el niño se calmará y las conductas problemáticas disminuirán.

    El niño no debe vivir nunca los celos como algo malo, sino que con el tiempo debe aprender a expresarlos de forma más adecuada. Es bueno que el niño aprenda a decir: “estoy celoso, me muero de celos cuando abrazas así a mi hermanito”, en lugar de dejar de hacer pataletas u orinarse en la cama.

    A medida que el niño crece, debe aceptar los celos como un sentimiento natural e inevitable que no es necesario reprimir ni negar. Pero eso sólo puede ocurrir si sus padres han tolerado la expresión de los celos de sus hijos con serenidad, sin angustiarse por ello en demasía.

    Es normal que los hermanos tengan celos, ya que compiten entre sí por el amor de sus progenitores. Si los padres valoran a cada uno de sus hijos por sus propias cualidades, sin hacer comparaciones entre ellos, evitarán que los celos conviertan la convivencia familiar en un campo de batalla.

    Post Tagged with , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *