• Videoconsolas

    Posted on julio 10, 2012 by in blog, Psicología


    Mi hijo de 8 años, que tiene un hermanito de 3, está loco por los juegos de las videoconsolas. ¿Cómo podría hacer que se controlara más?

    Videojuegos - Celos - Niños

    Los padres deben controlar el tiempo que sus hijos juegan a videoconsolas, se conectan a Internet o ven la televisión.

    Su hijo es muy pequeño y no es bueno que esté tan apegado a ese tipo de entretenimientos. Como tiene un hermanito de 3 años, es posible que sufra algo de celos y que se refugie en una práctica un tanto compulsiva de sus juegos electrónicos.

    Los celos aparecen desde edades muy tempranas, por temor a perder el afecto, la atención o el amor de los padres.

    Muchos niños recurren a las videoconsolas y los juegos de computadora para paliar su aburrimiento, porque no tienen otra cosa mejor que hacer. Si los padres les ofrecen algo alternativo, suelen aceptarlo de inmediato. Intente estar más con él, busque ratos de ocio compartido exclusivamente con su hijo y compruebe si eso da buen resultado.

    Post Tagged with , , , ,

3 Responsesso far.

  1. Ana María dice:

    Mi hijo tiene también celos de su hermano pequeño. Pero, en vez de videoconsolas, le ha dado por los dibujos de la tele. La verdad es que cuando vamos al parque o a la playa, la cosa cambia radicalmente. Sobre todo, si nosotros jugamos con él y le dedicamos tiempo.

  2. Aurora dice:

    A veces la videoconsola o la tele se convierte en en una “niñera barata” para que estén entretenidos y dejen de “enredar”, yo creo que nada es malo en su justa medida… pero me parece que hay que establecer tiempos para que no se pasen el día o la mayor parte del tiempo “pegados” a las pantallas. Hay que buscar tiempo para hacer cosas con ellos, para jugar en familia….

  3. Andrea dice:

    Creo que una parte muy importante de sus juegos son los electronicos y de Internet, por lo que entiendo no han de ser malos, aunque si me preocupa pase muchas horas y no comparta otros juegos con otros niños o con la familia. Ahí es donde pienso he de intervenir participando y jugando con ellos. A veces por comodidad les dejamos solos demasiado tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *